La siguiente publicación es una copia bilingüe de la Propuesta de las Nuevas Disposiciones a Todos los Servicios y el Anexo de Servicios Profesionales del Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés). Las principales partes de las negociaciones altamente secretas son los Estados Unidos y los 28 países miembros de la Unión Europea. Sin embargo, el amplio espectro del tratado incluye Australia, Canada, Chile, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Lichtenstein, México, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Corea del Sur, Suiza, Taiwán y Turquía, lo que suma casi el 70% del mercado global de servicios.

El objetivo de las negociaciones del TISA es desregular todavía más el comercio global de servicios fuera del marco de la Organización Mundial de Comercio, impulsado por las grandes potencias y sus lobbies, que buscan sobreponerse a la presión de buscar reformas después de la crisis financiera de 2007. En el caso acuerdo, el amplio pedazo de mercado que abarcaría el tratado obligaría a los países de la OMC a unirse o perder su habilidad de competir.

Los nuevos documentos presentados arrojan luz sobre la ambición del tratado, ya que afecta a todos los servicios, desde transacciones electrónicas y el flujo de datos hasta la veterinaria y la arquitectura, beneficiando ampliamente a los lobbies globales más poderosos. El texto estipula, por ejemplo, que ningún estado participante puede detener la utilización, almacenamiento e intercambio de datos personales en relación a su base territorial. Al mismo tiempo, el texto está diseñado para que sea especialmente difícil derogar lo implementado en caso de acuerdo, y su contenido deber ser considerado confidencial hasta 5 años después de ser firmado.

Sobre esta publicación, Rosa Pavanelli, secretaria general de PSI (Public Services International), dijo que 'los documentos filtrados confirman los peores miedos, de que el TISA está siendo utilizado para cumplir los intereses de las más grandes corporaciones de la tierra (...) La negociación irrestricta del flujo de datos personales, neutralidad del Internet y firmas eletrónicas puede ser usada para violar el cierne de los derechos individuales. Los gobiernos deben ser claros sobre lo que están negociando en esos tratados secretos'.

Ver archivos