Debido a la nueva normativa de la Unión Europea, que obliga al sector industrial a utilizar las mejores técnicas disponibles, la empresa química Ercros está considerando cerrar sus fábricas de cloro de Flix (Tarragona) y Palos de la Frontera (Huelva). Ambas plantas operan en su mayoría con celdas de mercurio, que la UE planea eliminar para 2017. Su actualización a celdas de membranas requiere una inversión que la empresa no parece dispuesta a hacer.

En los documentos se incluye una auditoría del grupo Ercros, realizada por KPMG Asesores, en el que el auditor les recuerda que deben cumplir con las obligaciones de la UE al ver que no tienen planes de hacerlo en el futuro. Además, se incluye una conversación entre Pedro Rodríguez, Director Financiero de Ercros y el Instituo de Crédito Oficial (ICO) y el acta de una reunión celebrada con Comisiones Obreras.

Ver archivos